CONCLUSIÓN

Esperamos que este trabajo de mosaicos os parezca interesante y os induzca a contemplarlos con la mejor atención y disposición que se merecen. Es lo que hemos pretendido al realizarlo, y una vez hecho, os queremos  transmitir algo que nos ha aportado a nosotras mismas, todo aquello que hemos ido percibiendo antes incluso de plantearnos este trabajo; durante la ejecución del mismo, y en su finalización; es una grata sensación de admiración y reconocimiento a los que realizaron este arduo y maravilloso trabajo, que nos ha impactado verlo de cerca y nos quedará para siempre.

Os decimos esto para que cuando los visitéis y tengáis delante, pongáis en valor y buena medida lo que estáis contemplando.

Nos parece maravilloso valorar el mundo de los mosaicos porque no hay suelos mejor adornados por el hombre, que los que contemplamos cuando nos encontramos con algunos de ellos.

Su esencia es meritoria, va dirigido para una finalidad artística, ser admirado  en donde los colocaban, pero también tienen una utilidad práctica que debemos tener en consideración, ¡que se realiza para ser pisado!… Hasta qué punto llegaba entonces el gusto por la decoración y el embelesamiento, que aun sabiendo que se van a pisar, lo elaboraban delicadamente y para que perdurasen, mejorándolos en la calidad de su ejecución con el transcurso de los tiempos. Gracias a ese afán de hacer las cosas bien hechas, teniendo en cuenta que es el suelo el lugar que iban a ocupar, han llegado hasta nuestros días, algunos de un modo impecable.

Muchos se han conservado debido a que sobre ellos se edificaron otras construcciones, o sus enclaves estaban lejos de zonas que podrían favorecer el expolio, las inclemencias climatológicas, etc.  Nos resulta prodigioso encontrar este tipo de reminiscencias de nuestro pasado al alcance de nuestra mano, o de nuestro pie…, en lugares remotos hechos yacimientos, en museos e incluso los ignotos hoy.

Según Plinio y Vitruvio, para instalar los mosaicos, la superficie tenía que tener ser dura, resistente y lavable y se tenía que preparar para elaborarlos(1). Lo primero que se hacía era aplanar el suelo con una capa de mortero, el statumen, que aísla de la humedad; una segunda capa de mortero, con piedras o guijarros, rudus; y la capa tercera de cal, arena y polvo de mármol, nucleus. Encima de todo esto se extendía una lechada de cal muy fina.

Las teselas están elaboradas de diferentes materiales como piedras naturales, pasta vítrea, trozos de barro de vasijas rotas, y de material de lugares cercanos; los colores son sobre todo los tonos ocres, cremas, blancos, etc.

En cuanto a la historia del mosaico, podemos decir que aparecen los primeros en el  siglo IV-III a. C. son griegos, y los realizan con guijarros. Pero, son los romanos los que inventan las teselas.

Primeramente hacían pequeños mosaicos, como cuadros. A partir del siglo II d.C. evolucionan y se hacen mayores y para poderlos admirar mientras rodean cada punto de la estancia.

Los mosaicos se encuentran tanto en un contexto público,  como ejemplo, las termas, con temáticas marinas y mitológicas, Neptuno  y su cortejo, peces, nenúfares, etc.; como en un contexto privado, en ambientes domésticos, como en el caso del Triclinium, en donde tienen forma de ” T” y de “U”, que era el lugar para celebrar los banquetes, y donde se tendían los lecti; en el Cubiculum, en donde se disponían muebles e incómodas camas; también en el  Peristilo y otras zonas de la casa, aquí la temática era agradable, narraciones mitológicas,  temas que atraen a la suerte, o del mundo de la superstición, así protegen a las estancias  con las medusas y otros seres…

A partir del siglo III d. C., el lenguaje cambia,  se pasa de estas escenas a otras más realistas, como son temas de agricultura, escenas de la vida cotidiana de los dueños de la casa, etc.

Y por último pasamos al mundo Tardo Antiguo romano, que aquí las representaciones se hacen de juegos y de espectáculos, circos, caballos y animales de ganado que llevan impresos en la piel las marcas de ganadería. También aparecen representaciones de los dueños de la casa, engalanados, en los mosaicos.

Dicho todo esto, podemos concluir, que el conocimiento de los mosaicos, en nosotras, ha tenido un antes y un después de este trabajo. Esperamos que a vosotros os hayamos podido transmitir algún mínimo reconocimiento hacía los mosaicos, hacia los que los elaboraron y  hacia los que los disfrutaron; a través de estos ejemplos que hemos seleccionado, así como de lo que a nosotras nos ha aportado el haberlo realizado.

 

Nota: (1)Conferencia-Clase magistral sobre Mosaicos Romanos, impartida por Dª Irene Mañas Romero, profesora, especialista en mosaicos. 19 de abril de 2016, en la Facultad de Geografía e Historia, de la Universidad Complutense de Madrid.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s