MOSAICO DE LOS TRABAJOS DE HÉRCULES, de Cártama (Málaga)

LOS TRABAJOS DE HÉRCULES

Es un caso singular el de este mosaico, puesto que es uno de esos que aparte de lo interesante, nos cuenta todo un recorrido y del que no podemos contar ni tan siquiera, con una fotografía que nos  muestre, aun hoy día, con claridad cómo es, salvo que vayamos expresamente al lugar en donde se  encuentra. El original en un lugar, y una fotografía del original, a la mitad de su tamaño, en el otro extremo de la Península de donde fue vivido y encontrado por puro azar.

El sino y las circunstancias que rodean a este mosaico han sido causa de que no sea tan estudiado como citado o reproducido, ya que el único modo para proceder a estudiarlo, través de fotografías, y no con un conocimiento directo.

A comienzos de 1858, un mosaico fue hallado fortuitamente, en una casa de la calle de la Concepción esquina a la del Padre Nevado, en Cártama (Málaga).

En una posterior excavación el Marqués de Casa-Loring, adquirió la pieza y trasladó el mosaico a su Finca de la Concepción que en Málaga poseían los marqueses de Casa-Loring, el 6 de diciembre de 1859.

La cronología en la que data el Doctor Rodríguez de Berlanga que lo estudió y describió minuciosamente, lo sitúa entre los siglos II y III después de Cristo, aun así, define que el mosaico parece obra del siglo III, probablemente tardo-severiana y respecto al mismo cabe aún repetir lo que escribía Berlanga a Heinzen a modo de despedida y conclusión de su carta. “El de Cártama es el mejor de los pocos que se han encontrado en España y puede sostener la comparación con los más apreciados de fuera de la península.”.

Sus dimensiones eran de 2,89 x 6,02 m y se divide en 15 recuadros donde se representan los 12 trabajos que según la mitología realizó el dios Hércules.

Así se narra el hallazgo:

“Cuando hacia el 1859 llegó a noticias de los mencionados Marqueses que en el citado pueblo de Cártama se había encontrado un trozo preciosísimo de mosaico romano al componer la solería de la habitación baja de una casa vieja, cuyo pavimento adquirieron muy luego, lo mandaron descubrir por completo, viendo que representaba los supuestos trabajos de Hércules, y en seguida valiéndose de operarios entendidos en este género de operaciones, lo hicieron levantar con todo esmero en grandes pedazos y trasladar convenientemente empaquetado a su indicada Casa de Campo, donde algún tiempo después, un artista idóneo, expresamente traído de Roma fue restableciendo el mosaico trozo por trozo en el lugar de la finca que se le designó al efecto, rellenando con teselas blancas, recogidas en el mismo sitio del hallazgo, los cuadros que habían sido destruidos al abrir los cimientos del edificio más moderno, en cuya área quedaron comprendidos, en fecha posterior a la reconquista”.

Manuel Rodríguez de Berlanga y Rosado (puede considerarse como el exponente máximo de la historia antigua, arqueología y epigrafía del siglo XIX en España)

Posteriormente se instaló en el templete de la citada finca que constituía el Museo Loringiano. En aquella ocasión fue restaurado. La restauración fue efectuada por Luigi Leonini, cuya firma aparece en el cuadro con Hércules ebrio. Vendida la finca de la Concepción los nuevos propietarios trasladaron el mosaico a Bilbao sin que hasta el presente, me haya sido posible conocer su paradero exacto.

Las primeras noticias sobre el mosaico las publicó Berlanga en 1861 a modo de relación dirigida a Henzen, entonces secretario del Instituto Internazionale di Correspondenza Archeologica. En 1862 Hübner se ocupó del mismo en dos ocasiones. Berlanga volvería a tratar del mismo en su Catálogo del Museo Loringiano. Este trabajo y el segundo de Hübner han sido la fuente principal del conocimiento de este mosaico.

El mosaico apareció bastante destruido. Afortunadamente Berlanga dio, junto a una descripción minuciosa del mosaico, un croquis acotado del mismo, que es el utilizado para el plano que se acompaña.

El pavimento debió formar parte de una habitación de planta cruciforme a juzgar por los dos paneles rectangulares laterales (A y B en el plano) que no se han conservado.

El conjunto figurado media, antes de la restauración, 2.895 m. de ancho x 6,020 m. de altura (siempre según Berlanga). Los distintos paneles están separados por sogueados o cables. La superficie se divide en doce paneles cuadrados, con las representaciones de las hazañas o athloi y dos rectangulares con una superficie equivalente, aproximadamente, a la de tres paneles cuadrados. Todo ello está separado, a excepción de los números 4 y 5, que bien distinguió Berlanga se trataba de dos escenas y no de una sola en dos registros, por el citado cable de teselas azules, negras y verdes.

Vale la pena transcribir, por su precisión y detalle, la descripción de Berlanga sobre tamaño y color de teselas.

 

 

Mosaico_Cártama_trabajos de Hércules_1

“Las teselas que forman el mosaico exterior blanco nácar de Cártama, son mayores y más irregulares que las que constituyen los dos cuadrilongos con grecas negras de los costados, siendo unas y otras de mármol. Pero en las que se nota más regularidad, es en la del cuadrado del centro, que está subdividida en otros quince. Las piezas de éste, que, como las demás, en vez de ser verdaderos hexaedros, tienen todas la forma de prismas rectos cuadrangulares con bastante irregularidad en sus aristas, son de mármol las unas y de vidrio las otras, como sucede en toda obra antigua de este género, en que hay que usar para los matices colores que no los dan las piedras, y se sustituyen con piezas de vidrio construidas al efecto. No todas tienen el mismo tamaño, pues las hay mayores y menores para imitar con mayor exactitud los diversos objetos que representan, y también para conseguir con su tamaño las formas más o menos pronunciadas, más o menos delicadas y ligeras de las personas o de las diversas cosas que quieren retratar al vivo. De modo, que los contornos de la casa están formados con pequeñísimos cubos, mientras la musculatura de los brazos o las piernas lo está por otros mayores. La parte del mosaico de adorno que ocupa el exterior del cuadro general no necesita de explicación alguna fuera de las indicaciones que ha hecho, puesto que es un mosaico común y sin ningún accidente especial. Lo que si exige que me detenga a dar mayores detalles, es el cuadro general de cuyas quince subdivisiones sólo he podido encontrar y salvar hasta diez, y una pequeña parte de otra undécima”

Manuel Rodríguez de Berlanga y Rosado

Desde 1963, año salió definitivamente de la finca camino del cementerio de Getxo (Vizcaya), donde hoy forma parte del suelo del panteón de la familia Echevarría-Echevarrieta, que desde 1911 era propietaria de la hacienda, el mosaico se encuentra allí, en Getxo.

Ningún malagueño volvió a ver la pieza hasta 2001, que a través de gestiones realizadas por D. Manuel Olmedo y D. Ángel Sánchez Blanco se pudo conseguir autorización y el permiso de la familia para fotografiar el mosaico. Esas imágenes han dado lugar a una reproducción de tres metros de alto y 1,5 metros de ancho (la mitad que el original), que ahora se expondrá en la que fue su casa, La Concepción.

Seguir los pasos de este mosaico, supone recorrer la geografía española de sur a norte (de Cártama a Getxo) y viajar en el tiempo desde la época romana hasta el siglo XXI. Es «una pieza arqueológica valiosa y singular» que puede contemplarse de nuevo en Málaga. El Museo Loringiano del Jardín de La Concepción, en Málaga, recupera con una reconstrucción fotográfica el mosaico con la representación de los trabajos de Hércules que adornaba su suelo desde su origen, en 1858.

MITOLOGÍA

El mito de Hércules es el más amplio, extenso y complicado de todos los mitos griegos. En el mosaico de Cártama (Málaga), como señala A. Balil, las escenas no presentan a un héroe en lucha contra sus enemigos, sino y triunfante. Según este autor, el pavimento tiene las mismas escenas que las metopas del templo de Zeus en Olimpia, obra del 468-460 a. C., el sarcófago de Veletri, las pilastras del lado oriental de la basílica severiana de Leptis Magna, y los athloi de Palacio Ducal de Mantua. Hércules vencedor está representado también en Piazza Armerina.

Describe Berlanga acertadamente las escenas de los athloi:

  • La hidra de Lerna
  • El ciervo de Menalo
  • La hidra de Lerna
  • El león de Nemea
  • Hércules
  • El río Alfeo, alusión a los establos de Augias
  • El jardín de las Hespérides
  • Gerión
  • El cancerbero
  • La da como Alceste
  • Hércules y Teseo. Como se verá después no se trata de este tema
  • Hesione (creo más probable que se trate del jabalí de Erimatea)
  • Hipólita

Perdidos:

  • Los caballos de Diomedes. Se colocó en él una inscripción conmemorando la restauración
  • Los pájaros Estinfálidas
  • El toro de Creta
  • El jabalí de Erimante

El centro de la composición está ocupado por un Hércules ebrio, que camina con dificultad apoyado en un joven Sileno sujetando la mano de una bacante. Está colocado de tres cuartos. El paisaje está representado por un árbol abocetado. Delante, camina una bacante. Bajo la figura de hércules se encuentra un dios fluvial, desnudo, sentado sobre rocas, que ha sido interpretado como personificación del rio Alfeo, cuyo curso limpio Heracles, para sanear los establos de Augias; pero podría ser Aquelóo, contra el que luchó Hércules y del que habla Sófocles en las Tarquimias (9ss.). El combate lo describe el coro en los versos 506-527, y está representado en un mosaico de Osuna, hoy desaparecido.

Mosaico_Cártama_trabajos de Hércules_2

Este mosaico malagueño, de comienzos del Siglo III, tiene un paralelo muy cercano en un mosaico de Acholla, lo que es una prueba más del africanismo de muchos mosaicos hispanos. S. Gozlan relaciona estos mosaicos de Cártama y Acholla con la descripción de la decoración de las puertas de bronce del templo gaditano, hecha por Silio Itálico en época Flavia (III, 32ss), que las conocía directamente.

El contexto geográfico del mosaico hispano es sin embargo diferente del pavimento tunecino, que celebra la virtud imperial del héroe, tan querido del emperador Commodo y con el que se identificaba plenamente.

En Cártama la escena se desarrolla en el Hades de los Bienaventurados, copo lo indica la presencia de seres mitológicos ligados a las ideas de ultratumba: Cerbero, Gerión, Aquelóo, el jardín de las Hespérides y el propio Hércules, integrado en el cortejo de Dionisos, como en el mosaico de Torre Palma. L idea de victoria va unida aquí a victoria sobre la muerte.

S.Gozlan propone un origen hispano, más que africano ara estos pavimentos, por la vinculación de Heracles a la Bética y el robo de los rebaños de Gerión. Sin embargo, llama la atención el hecho de que, a pesar de la importancia del culto del Heracles gaditano tan solo haya aparecido, hasta el momento, un mosaico con los trabajos de Hércules en el Mediodía Peninsular

Mosaico_Cártama_trabajos de Hércules_3

Desgraciadamente los deseos de Berlanga sobre la permanencia del mosaico en Málaga”en una colina pintoresca, donde va a levantarse un edificio con todo el carácter de un templo de la antiguedad romana… Muy pronto alrededor de esa colina donde se asienta el mosaico, se verán colocados preciosos restos… y cuando algún celoso investigador de los monumentos históricos de nuestra antigua cultura visite aquellos lugares, no podrá menos de imaginarse que bajo el pórtico del templo… se levanta el genio del arte clásico queriendo borrar las huellas destructoras del tiempo” no llegaron a tener continuidad…

 

 

BIBLIOGRAFÍA

Blázquez Martínez, J.M “Mitología de los mosaicos hispano-romanos”, Cátedra, 1993

Balil, A., “Mosaico con representación de los trabajos de Hércules hallado en Cártama”, Revista Jábega, nº20

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s