EL MOSAICO DEL OECUS ss. I-II d.C. DE LA VILLA ROMANA LA OLMEDA

mosaico-de-oecus_villa-romana-de-la-olmeda-palencia

La villa romana la Olmeda  fue descubierta en Saldaña, Palencia, en el año 1968 por D. Javier Cortes Álvarez de Miranda en terrenos de su propiedad.  Excavada y mantenida a su costa durante 12 años, incluido el levantamiento y conservación de los primeros mosaicos y construcción de los primeros edificios protectores y visitas durante estos años.

pc3b3ster-la-olmeda1

La villa, construida en la época del Bajo Imperio , representa un conjunto de habitaciones compuesta por una mansión y un edificio de baños. Este yacimiento arqueológico es una de las más largas colecciones de mosaicos dentro de un edificio privado de la Hispania romana, y por tanto representa un gran valor patrimonial de España. El edificio principal de planta cuadrada flanqueada por dos torres, se dispone en torno a un patio y peristilo al que se abren las distintas dependencias, la mayoría de ellas con pavimentos decorados con mosaicos. El salón principal de unos dimensiones muy grandes, 175 m2 llego a nuestro tiempo en muy buen estado y conserva en su suelo uno de los principales mosaicos del mundo romano — El mosaico del Oecus.

El mosaico está compuesto de doble narración. La escena principal, colocada en el centro del mosaico, cuenta un episodio conocido de Ulises en Skiros.

La leyenda conocida sobre el descubrimiento de Aquiles por Ulises, cuando Aquiles estaba oculto vestido de mujer en la isla de Skiros, en el palacio del rey  Licomedes. En la escena representada en el mosaico, Ulises señala a Aquiles la dirección a Troya y las princesas, hijas del rey, tratan de impedir su marcha sabiendo que morirá en la guerra. En la parte de abajo del mosaico, hay un grupo de mujeres al lado de la puerta del palacio de Skiros intentando sujetar a Aquiles, que vivía con ellas disfrazado de mujer. El caso es que Ulises, general del ejército griego, había recibido a su vez otro oráculo que le decía que si Aquiles no participaba, no podría ganar esa guerra. Hombre taimado, Ulises se disfraza de comerciante y acude a Skiros como vendedor de productos femeninos. Entre la  mercancía lleva algunas armas, y Aquiles no puede reprimirse y empuña el escudo y  blande la espada, despojándose de sus ropas y delatando su condición masculina. Estas temas del transformación entre géneros, disfrazo, androginia interesaban y gustaban mucho a los griegos. Aquiles, una vez desenmascarado, acude a Troya donde lucha junto a Ulises.

La cenefa del mosaico muestra una serie de retratos, más probablemente de los propios dueños de la casa.

mosaico-300x220

En la parte inferior del mosaico se encuentra una escena de cacería, representada con un gran realismo. En Occidente el tema de la caza se introduce en época de los Severos, sin embargo las escenas de caza en la iconografía de mosaicos no se trata de una creación romana, sino vienen desde el Norte de Africa y también desde la pintura helenística. Lo que era la gran innovación romana es la división de la superficie representada en frisos corridos y también en la yuxtaposición de los pequeños paneles. Es decir, que los romanos han transformado los cuadros helenísticos estáticos en una narración de una cacería dinámica. Es más probable que la mayor inspiración del artista de este mosaico ha sido la iconografía helenístico, cuyo  repertorio incluye emblemata con escenas de combates entre animales o cacerías de leones y ciervos. Por otro lado, el cazador a caballo rodeado de arboles en la parte superior-central de este fragmento del mosaico es cogido de la iconografía orientalizante y recuerda a las cazas principescas de Asia.

sepia_2000x1132El soporte del mosaico del Oecus es piedra de diminuto tamaño. que permite acceder a una alta definición de la imagen, y diversos colores: múltiples tonos de rojo, amarillo, verde y ochra.

En este video se enseña el processo detallado de la excavación del mosaico del Oecus.

 

BIBLIOGRAFIA.

Gugurian Ilustrador. “Villa Romana La Olmeda Años 60.” YouTube. YouTube, 2013. Web. 28 Apr. 2016.

“La Villa.” La Villa. N.p., n.d. Web. 28 Apr. 2016. <http://www.villaromanalaolmeda.com/contenido?id=70385ee5-1a03-11de-84a2-fb9baaa14523&gt;.

Monteagudo, Guadalupe López. LA CAZA EN EL MOSAICO ROMANO. ICONOGRAFIA Y SIMBOLISMO. Thesis. CSIC, Madrid, 1991. N.p.: n.p., n.d. Digital.

 

 

MOSAICO DE LA VILLA ROMANA DE BAÑOS DE VALDEARADOS

MOSAICO DE LA VILLA ROMANA DE BAÑOS DE VALDEARADOS

El mosaico pertenece a una villa romana del Bajo Imperio, datada entre los siglos IV d.C. y V d.C. Se encuentra ubicada en la localidad de Baños de Valdearados, en la comarca de Ribera del Duero, en la provincia de Burgos, en Castilla y León. Es también conocida con el nombre de Villa de Santa Cruz y fue reconocida como Bien de Interés Cultural en el año 1994.

En el año 1972, durante la realización de unas labores de nivelado del terreno, en una zona denominada Santa Cruz, aparecieron una serie de restos de mosaicos y cerámica. Estos pertenecían a una villa romana que se encontraba en las inmediaciones de la antigua ciudad romana de Clunia Sulpicia.

Del conjunto de diez habitaciones, la pavimentación mediante mosaicos aparece en tres de ellas:

El oecus o sala principal se encuentra pavimentado por un mosaico de 66 metros cuadrados que representa al dios Baco, realizado a base de teselas en mármol y otros materiales ricos.

La escena central se divide en dos registros: en la parte superior aparece Baco rodeado de su cortejo, mientras que en el registro inferior aparece representado el triunfo de Baco. Todo ello se encuentra rodeado por una cenefa y seis escenas de caza, de las cuales cuatro están dedicadas a los vientos Céfiro, Boreas, Euro y Noto, así como por cuatro representaciones de busto masculinos en los extremos.

En el año 2011 el yacimiento sufrió un robo mediante el cual fue saqueada la parte central del mosaico de Baco, que sufrió daños irreversibles. La parte expoliada correspondía a una representación de Baco con los atributos de la divinidad -un tirso y una crátera- regresando triunfal de la India en un carro tirado por panteras, siendo acompañado de Pan y Ariadna.

Otra de las escenas que fueron saqueadas correspondía a dos escenas menores del conjunto que rodea la escena central, en concreto las que representaban a los vientos Euro y Céfiro. En la actualidad se ha conseguido crear una reconstrucción digital de la escena mediante la calibración de los tonos de las teselas que permite hacerse una idea de cómo sería el conjunto completo.

Este fue un grave incidente debido al hecho de que este mosaico era de los más grande y mejor conservados de Europa.

En una segunda estancia se encuentra la que se ha interpretada como una representación de Ceres o de la diosa de la Fortuna. En ella aparece acompañada de cuatro figuras femeninas que se ha interpretado como una representación de las estaciones.

Por último, la tercera sala con mosaicos, el triclinum o comedor, está ornamentada con un mosaico en forma de T, adaptado a la planta de la sala, decorado con motivos de romboidales, de esvasticas de nudo de Salomón y escudos con cráteras en su interior.

BIBLIOGRAFIA

JOSÉ LUIS HERNANDO GARRIDO. El expolio del mosaico en Baños de Valdearados (Burgos). Los circuitos del trafico internacional de bienes culturales. Biblioteca: estudio e investigación. nº 29. 2015

JOSE MARÍA BLAZQUEZ. Mosaico baquico de Baños de Valdearados.

Los Mosaicos de Cartagena.

Además de ser los  más antiguos de Hispania, los mosaicos de Carthago Nova presentan diferentes técnicas, materiales y colores y son , por lo tanto, un claro ejemplo del variado mundo de los mosaicos.

La domus.

Debido a la transformación urbana de la colonia, se construiron domus que fueron habitadas por grandes familias. Estas, para demostrar su poder, decoraban el pavimento de sus domus con los mármoles más preciosos del imperio. En lo que debía ser el barrio residencial romano se situaba la vivienda conocida hoy como la casa de Salvius. Datable en el siglo I d.C., la casa de Salviu es una típica domus italíca propria de las familias romanas acomodatas.  El elemento más notable es es el mosaico del suelo de la habitación de Salvius: decorado con teselas blancas y negras que combinan diversos diseños en torno a un motivo central. Destaca en el mosaico el hallazgo de la palabra Salvius, que da nombre a todo el conjunto.  La preciosad de la vivienda está en el otra dependencia destacada de la casa donde se conserva un maravilloso mosaico: es triclinium donde el pavimento formado por mosaicos con esvasticas y otros elementos decorativos de gran belleza. Hoy en día el mosaico está expuesto en el Museo Arqueológico Municipal de Cartagena. La casa de Salvius fue hogar de una familia de Carhago Nova, simbolo de su estatus y riqueza.

Captura2

Emblema de la casa de Salvius.MAMC.

Calle Soledad. En el atrio de  una  “típica” domus itálica se encuentra el impluvium, que tenía la función de recoger el  agua de lluvia  . El pavimento en opus signinum es ricamente ornamentado con mármol y , debido al lugar que ocupaba, rafigura  elementos marínos como delfínes.

Captura1

Pavimento del impluvium de la domus de Calle Soledad

Se conserva también el pavimento de otra casa,  correspondiente a la zona del triclinium, que es decorado con variados  motivos geométricos: en el centro  rombos  forman una estrella de ocho puntas  y el paso al atrio está señalado con una alfombra de rombos. El mosaico que destaca por su composición y calidad es sin duda  el pavimento de opus sectile  situado en  la calle Saura nº 29, conservado actualmente en el Museo Arqueológico Municipal de Cartagena. De tamaño considerable (9,40 m. x 6,80 m ) el pavimento se caracteriza por mármoles de gran calidad, muchos de ellos traídos de Grecia y Roma.

Captura3

Mosaico de la Calle Saura nº29.MACM.

Las termas.

En las ciudades romanas las termas asumieron un caracter social, ya que representaban un momento de  rencuentro para la ciudadanía. Al mismo tiempo, su rica decoración contribuía a la autorrepresentación de la ciudad. En Carthago Nova había termas  cerca al Augusteum y  otras próximas al foro. El suelo, bajo el cual circulaba el calor según un ingenioso sistema de calefacción, estaba  hecho con piezas de ladrillos cuadrados o circulares, o por pequeños arquillos. Pero lo que destaca más es el suelo del patio central hecho con ladrillos , en opus spicatum, o sea dispuestos en  forma de  espina de pez.

Captura4

Peristilo de acceso al complejo termal pavimentado con ladrillos en opus spicatum. 

El augusteum.

Es uno de lo edificios más representativo de la Cartagho Nova alto imperial . Está datado en el siglo I d.C. y identificado como colegio de los augustales, sacerdotes encargados del culto del emperador. El conjunto, el Augusteum  se formaba por un templo y dos pequeños ninfeos, ambos decorados con estatuas del emperador. Pero lo que más destaca de la decoración son los suelos. Al fondo del patio había un pronaos cuyo pavimento está compuesto por un cojunto de losas cuadradas blancas y negras dispuestas en forma de damero. En el aula central, donde los augustales rendían culto al emperador, destaca el pavimiento decorado con grandes losas rectangulares de mármol blanco vedreado en azul de procedencia tunesina, bordeades por listones de marmol blanco apurpurado. El Augusteum es una joya que plasma en su monumnetalidad y riqueza ornamental la institucionalización del culto del emperador en la ciudad.

Captura5

Pavimento del Pronaos. 

Biblografía

-ABASCAL PALAZÓN, J. M. y RAMALLO ASENSIO, S. F., 1997 La ciudad de Carthago Nova: la documentación epigráfica, La ciudad romana de Carthago Nova: fuentes y materiales para su estudio, vol. 3, Murcia.

-MARTIN CAMINO, M. y ROLDAN BERNAL, B. 1992 “Aspectos arqueológicos y urbanísticos de la Cartagena púnica”, Historia de Cartagena, vol. IV *; Murcia, 107 149.

 

MOSAICO DE EURIPIDE s. II d.C. VILLA ROMANA DE ELS MUNTS

Screen Shot 2016-04-26 at 21.24.07

La villa romana Els Munts se sitúa en Tarragona, antiguamente Tarraco, Cataluña. La villa fue construido en el primer siglo d. de C., durante el reinado de Augusto (27 a.C. – 14 d.C) y se derrota más cerca al fin del Imperio Romano (476 d.C).

Es cierto que la villa pertenencia a Caius Valerius Avitus y su esposa Faustina. El dueño de la villa, Caius, era uno de los dos administradores principales (duumviri) de Tarragona, trasladado a medianos del siglo segundo desde Augustóbriga (Muro de Agreda, Soria) por orden del emperador Antonino Pío. La villa sufrió un gran incendio en el siglo III d.C., y aunque continuó siendo habitada hasta el siglo VI d.C., nunca volvió a recuperar su antigua esplendor. La villa era dedicada principalmente para la producción agraria. Sin embargo, las decoraciones de los construcciones de la villa: jardines, termas y habitaciones de la casa en si — son elaborados y bellas. Uno de estas decoraciones murales es el Mosaico de Euterpe, que más probable decoraba una de las salas del prestigio de la casa.

El mosaico representa una criatura de mitología griega, una de las nueve musas, hija de Zeus y Mnemósine — musa de la música Euterpe. Su nombre procede del griego eu (bien) y τέρπ-εω (contentar). El mosaico muestra un busto femenino con aulos, o doble flauta, y penacho de plumas, clásicos atributos de Euterpe. Realizado en técnica opus vermiculatum sobre ladrillo, el mosaico está inserido en una pieza de cerámica que le hace de soporte y al mismo tiempo de marco. El soporte es cuadrangular por los dos lados y conserva restos de pintura en el marco. La factura de esta pieza es técnicamente impecable y de un magnífico arte, quizás atribuible estilísticamente a un taller centro-itálico.

La iconografía de las musas en el arte romana tiene lugar en la producción de bajorrelieves y los sarcófago del siglo III, frecuentemente representado también en musitaría romana, como consecuencia de la filosofía neoplatónica en la cual las musas presiden los banquetes de los filósofos (Plutarco, Banquete 21). Según Plutarco el objetivo de las musas sobre todo es enseñar las costumbres musicales y el dominio sobre las pasiones a través de sus cantos armoniosos, es decir que ellas enseñaba la Mousiké. (Banquete 187e).

En Hispania hay varias representaciones de musas en los mosaicos, sin embargo su numero es considerable en comparición con otras provincias romanas. Aparecen tanto en las villas como en las casas, decorando diferentes espacios de vivencia. Aunque, según Vitruvio, los mosaicos eran creados para ser colocados enlose suelos, no en las paredes, los mosaicos hispanos, tales como de la Euterpe ornamenten las paredes. La iconografía de los mosaicos de las musas tenia tres esquemas compositivos principales:  bustos de musas en compartimientos separados, el mosaico de Euterpe es uno delos ejemplos, musas de pie y musas acompañadas de poetas o sabios

BIBLIOGRAFIA.

HENIG, M. (dir.), El arte romano. Una revisión de las artes visuales del mundo romano. Destino, Barcelona. 1985.

“MNAT – Museu Nacional Arqueològic De Tarragona.” MNAT – Museu Nacional Arqueològic         De Tarragona. N.p., n.d. Web. 27 Apr. 2016.

P, SAN NICOLÁS M., Pedraz. Mosaicos Hispano-romanos Con Representaciones De Musas. Thesis. UNED, 2011. N.p.: n.p., n.d. Digital.

 

MOSAICO DE LA MEDUSA ss. II-III a.C. TARRAGONA

Screen Shot 2016-04-26 at 16.40.18

Mosaico de Medusa ss. II-III d.C. se descubre en terrenos de la Cantera del Puerto el 2 ó 3 de abril de 1845.

“El mosaico estaba encima de una capa de tierra de tres metros de profundidad, hasta la roca […]. La cabeza (de Medusa) …… se hallaba construida  desde su origen dentro de una caja de barro, el mosaico restantes construyó alrededor de este cajón, como un marco alterno de un cuadro. […]”

La variedad de colores y tonos utilizados es muy amplia, merced al tamaño, generalmente, reducido de las teselas. Se cuentan veinticuatro tonos de los colores blancos, marrones, amarillos, verdes, azules negros y grises.

El mosaico de Medusa no es el mejor conservado, falta más de la mitad del dibujo, sin embargo desde la fecha del encuentra hasta el día del hoy no se ha perdido ningún parte más.

En la elaboración de este mosaico se advierten fácilmente manos de dos artesanos, una correspondiente a taller extranjero, plasmada en el emblema de Medusa, cuyo gran carácter artístico sólo puede parangonarse con las mejores pinturas al caballete, y otra reflejada en el resto de la superficie masiva, realizada in situ.

El tamaño de las teselas varia depende de la posición en el mosaico. En la parte superior del mosaico — en la cabeza — las deseas son de o,1 a o,3 cm cuadrados, en el cuadro de Perseo de o,3 a 0,7 cm cuadrados. El tamaño tan pequeño de las teselas permita acceder a una definición del imagen más alta, en este sentido las teselas de un mosaico son como los pixeles de una foto. En las partes laterales del mosaico, donde no se necesita alta definición de la imagen, por ejemplo en el vestido de Andromeda, se encuentran las teselas particulares de 1-1,2 cm cuadrados. Los materiales de las teselas son variables, se encuentran partículas  de mármol, piedra calcárea, pasta vítrea y sigillata. Esta variedad de los materiales se explica por el desarrollo de la provincia hispana gracias a la romanización, la economía había conseguido articular en una gran unidad los territorios originariamente dispersos.

La elección de los temas es bastante cuidado, con teselas regularmente alineadas y bien unidas, lo que indica a los artesanos-expertos. En las partes del vestido de Andromeda y cuadrado de Perseo se ven claramente los retoques y las teselas añadidas: las teselas en estas partes son más grande que el resto del mosaico y se ve sin excesivo miramiento, la curva de la linea en la superior izquierda es más inclinada que en el resto de la obra.

La obra fue encontrada dentro de un contexto doméstico: en la zona debajo del mosaico romano aparecieron algunos fragmentos de estucos, de colores vives y brillantes; pedazos de un pavimento o suelo de un barro compacto y lustroso; incluso alguna teselas blancas que no pertenecieron al mosaico de Medusa, sino a otro mosaico que ya se había perdido y que, probablemente, era más antiguo que el mosaico de Medusa.

La iconografía de este mosaico simboliza la protección de la casa y su habitantes. Medusa y las creadoras miticas de miedo, tiene una función en iconografía de los mosaicos romanos — asustar a los enemigos, alejar mala suerte y problemas. Esta importancia simbólica, sobre todo, está concentrada en la cabeza de Medusa. La ultima tiene una larga historia reflejada en la creación de diferentes tipos iconográficos que comen sus railes en helenismo y acaban en la época romana. El retrato típico helenístico, con una cara redonda, con carnosos nariz y labios, ojos grandes y hundidos — tienen un vinculo con la famosa Medusa Rondanini. A partir del periodo helenístico surge la moda de representar la cabeza en una expresión patética indicando de tres cuartos.  También, la Medusa de Tarragona puede ser confrontada por sus rasgos estilísticos con los clipeos en el foro severiano de Leptis Magna, los cuales cogen sus railes artísticas en la escuela de Afrodisias de Caria.

En los partes laterales habían cuatro cabecitas, aunque nos han llegado solo tres. Sus características  visuales: mirada lánguida, pinzas de crustáceo, limosa barba, puede indicares con la figura de Océanos como el símbolo del mar.

BIBLIOGRAFIA.

HENIG, M. (dir.), El arte romano. Una revisión de las artes visuales del mundo romano. Destino, Barcelona. 1985.

“MNAT – Museu Nacional Arqueològic De Tarragona.” MNAT – Museu Nacional Arqueològic De Tarragona. N.p., n.d. Web. 27 Apr. 2016.

MOSAICO DE LA VILLA ROMANA DE ARELLANO

 

 

MOSAICO DE LA VILLA ROMANA DE ARELLANO

El mosaico se encuentra localizado en una villa romana en la provincia de Arellano, en Navarra. Está datada entre el siglo I d.C. y el siglo V d.C., dividido en dos períodos: el primero hasta el siglo III d.C., período durante el cual funcionó como explotación agrícola, y una segunda fase entre los siglos IV y V, cuando se dedicó al culto a Attis y Cibeles.

 

La decoración consiste en un mosaico octogonal que representa a las Musas, por lo que la villa es también conocida como villa de las Musas. Sumado a esto, el oecus y el dormitorio aparecen pavimentados con sendos mosaicos alusivos a Cibeles y a Attis.

La historia de Attis es la de un joven del que Cibeles se enamoró y nombró su sacerdote bajo la promesa de permanecer casto. Al incumplir la promesa, la diosa le asesinó. Sin embargo tras hacer esto se arrepintió y decidió resucitarle. Al celebrarse su culto el día de la primavera y representar el ciclo de la naturaleza, encaja con la idea de fecundidad de la agricultura que transmitía esta villa.

El mosaico presenta una rica policromía en blanco y tonos de azules, verdes, negros, grises y ocres. En nueve espacios en torno al medallón central aparecen representadas las nueve Musas mediante una mujer con los atributos de la Musa con que se identifica, junto con una figura masculina, la cual se ha interpretado como un maestro del arte que corresponde, y con una edificación al fondo.

El mosaico está datado en torno al siglo IV d.C., y fue descubierta en 1882. En 1942 se iniciaron las primeras excavaciones; en 1985 y bajo el mando de Maria Angeles Mezquíriz se excavó la villa. Durante este tiempo, en 1944 lo adquirió Patrimonio del Estado. En el año 2004 el Departamento de Cultura y Turismo-Institución Príncipe de Viana publicó el libro “La villa romana de Arellano”, de Maria Angeles Mezquíriz compilando el estudio arqueológico de este conjunto.

Actualmente se encuentra expuesto en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

 

BIBLIOGRAFIA

ROSALÍA DURÁN. LA CASA RURAL ROMANA. EL MOSAICO DE LAS MUSAS.PIEZA DEL MES, CICLO 1998. MUSEO ARQUEOLÓGICO NACIONAL.

 

MOSAICO DE ALMENARA-PURAS

MOSAICO DE ALMENARA-PURAS

 

Este mosaico se ubica en un villa romana ubicada en la provincia de Valladolid, entre los municipios de Puras y Almenara de Adajas. Se trata de una zona tradicionalmente conocida como “La Calzadilla´´. La villa romana data del Bajo Imperio, entre los siglos IV d.C y V d.C. Se encuentra construida sobre una villa más antigua, datada del siglo III d.C., ya que se trata de un área poblada desde tiempos prehistóricos. El conjunto se encuentra integrado en el Museo de las Villas Romanas de Valladolid y es considerado Bien de Interés Cultural desde el año 1994.

El enclave fue hallado en 1887 por Venancio Fernández de Castro, fecha en la que el terreno era empleado como tierras de labranza. De este modo se convirtió en la primera villa romana hallada en Valladolid.

Los primeros trabajos fueron realizados  en 1942 por el Seminario de Estudios de Arte y Arqueología de la Universidad de Valladolid, con  el profesor de dicha universidad, Gratiniano Nieto Gallo, al mando de las labores. En esas primeras excavaciones salieron a la luz 400 m2 de suelos pavimentados a base de mosaicos. La mala documentación que ha padecido este yacimiento impide el conocimiento de ciertos datos acerca de su evolución, cronología, decoración pictórica de la casa.

Posteriormente, en el año 1969, los terrenos fueron adquiridos por la Diputación Provincial de Valladolid, y las labores arqueológicas se vieron reactivadas. En el año 2003 tuvo lugar la inauguración del Museo de las Villas Romanas, dentro del cual se encuentra integrado el complejo arqueológico.

 

La villa esta constituida por una treintena de estancias que articuladas en torno a dos patios. De ellas casi la mitad estaban pavimentadas a base de mosaicos.

En la zona septentrional se ubica un patio, bordeado por un pasillo pavimentado con mosaicos de diseños geométricos. En otra de las salas, el denominado oecus o sala de recepción, se puede apreciar una pavimentación a base de octágonos, que ganan en complejidad en la cabecera de la sala, de planta pentagonal sobrealzada. Esta parte se divide en cuatro paneles en torno a uno central con motivos vegetales y una corona de laurel.

Al oeste del patio se ubican dos triclinia decoradas con mosaicos de crateras y motivos vegetales.

En la zona meridional se hallan diez estancias articuladas en torno a un segundo patio. Entre ellas se encuentra otro oecus, en este caso, con una pavimentación de mosaico con el tema del baño de Pegaso. Este mosaico constituye la única figuración apreciable en la villa, ya que el resto de la producción presenta patrones geométricos o vegetales

La habitación presenta planta octogonal siguiendo los gustos de la Antigüedad tardía para las estancias más representativas.

En el denominado mosaico de Pegaso y las ninfas, ubicado en esta estancia, aparece Pegaso junto a dos ninfas, una vestida y otra semidesnuda.

Una tercera figura, recostada, con una montaña a los pies, semidesnuda y con un cántaro manante en la mano derecha y vestida con un manto verde.

Se baraja la posibilidad de que se trate de una personificación de la fuente Hipocrene que manaba de la ladera del monte Helicón desde que Pegaso golpeara allí el suelo con su pezuña

El fondo es de teselas blancas, pero se aprecian también otros colores como el gris, rojo, azul oscuro, ocre, amarillo o verde. Por su parte, las ninfas aparecen ornadas con pulseras y brazaletes.

Por último, las termas de la villa también presentan en algunas de sus salas decoración de mosaicos de temas marinos

 

Juan Antonio Mondéjar Majuelos se ha encargado de la restauración de los mosaicos dentro del proyecto de restauración y conservación de la villa.

Igualmente el estudio de los mosaicos ha llevado a la conclusión de que fueron realizados por el mismo taller artífice de aquellos que decoran los suelos de la villa de Prado, también ubicada en la provincia de Valladolid. Sumado a esto, su análisis ha facilitado la datación cronológica del yacimiento.

 

GARCIA MERINO Y SANCHEZ SIMÓN

Carmen Garcia Merino y Margarita Sanchez Simon. Excavaciones en la villa romana de Almenara-Puras (Valladolid).

 

MOSAICO DE PUENTE MELCHOR

MOSAICO DE PUENTE MELCHOR

Este mosaico, ubicado en Puente Melchor, Puerto Real, Cádiz, fue descubierto en el año 2004 durante la realización de unas obras en la carretera N-IV. En el año 2007 se iniciaron las labores de restauración, a cargo de la Junta de Andalucía.

El mosaico se encontraba integrado en una villa romana que constituyó un complejo alfarero entre los siglos I a.C.a IV d.C.

La obra puede fecharse entre finales del siglo II d.C. e inicios del siglo III d.C. gracias a su iconografía y motivos ornamentales. Es el mayor mosaico hallado en Cádiz hasta la actualidad.

Su calidad y estado de conservación lo convierten en un mosaico de gran relevancia. Combina rasgos prototípicos romanos con influencia oriental y norteafricana fruto de las relaciones comerciales, y puede englobarse en el tipo de escuela del medio Guadalquivir definida por Irene Mañas Romero.

Gracias a los estudios realizados durante su restauración es posible conocer el proceso de fabricación del mosaico:

En un primer momento se aplicó una capa de mortero y piedra, donde a continuación se trazó mediante un punzón el dibujo. Una vez realizado esto, se procedió a aplicar una capa de cal en la sección donde se iba a intervenir en esa jornada.

El mosaico se localiza en el comedor o triclinum de la villa. Este tipo de estructura era característico de los Triclinum, y puede ser observado en otras villas romanas de la Península Ibérica. Este es el caso de la de Hellín en Albacete, la del mosaico de las Estaciones de la Casa de Hilas en Itálica, la Casa de la Condesa en Lebrija o en la villa de La Estación, en Málaga.

La obra fue realizada combinando las técnicas de opus tessellatum, en dos colores para los motivos geométricos, y de opus vermiculatum para las escenas figurativas.

 

El mosaico en conjunto tiene unas dimensiones de 5,44m x 6,78m y se encuentra dividido en dos partes que conforman una estructura en T: la franja horizontal está realizada a base de motivos geométricos, vegetales y figurativos, con esvásticas unidas por líneas negras. Estas envuelven a su vez formas cuadradas sobre fondo blanco, algo frecuente en los mosaicos romanos. El Museo Arqueológico Nacional conserva un mosaico de similar representación, quizá procedente de Elche, solo diferenciado por el color rojo de los cuadrados.

En dicha parte del mosaico se observan hasta once motivos decorativos diferentes. Un ejemplo son las estrellas de losanges, formadas por ocho rombos que dan lugar a rectángulos y cuadrados, motivo común en los mosaicos y apreciable en los mosaicos de Veranes en Gijón, de Andallón en Asturias, en la villa romana de Liédana en Navarra. Algunos de los cuadrados aparecen decorados con el nudo de Salomón, motivo oriental introducido por Trajano. También aparecen bustos. En cuanto a los triángulos, algunos presentan peltas, uno de los motivos romanos más antiguos.

Un rasgo característico de los mosaicos de Puente Melchor es la utilización del motivo oriental de las aves exóticas como decoración en los mosaicos

La cenefa de esvásticas y las estrellas de rombos encuadran cinco espacios con cuatro figuras mitológicas y una composición floral. Las cuatro figuras, que representan al cortejo de Baco, en este caso Apolo, Ariadna, Pan y Sileno, van policromadas en ocre, rojizo, azul y verde. Visten túnicas, salvo Sileno, y van tocados con pámpanos, el atributo de Baco. Apolo y Pan, con sus respectivos atributos, miran hacia Sileno y Ariadna, quienes a su vez miran hacia el medallón superior, que contiene el busto de Baco.

La quinta figura es un motivo floral abstracto a base de circunferencias tangentes y secantes en blanco y negro

Por otro lado, la sección vertical contiene un medallón que alberga la figura del dios Baco rodeado de una roseta de triángulos curvilíneos, todo encuadrado por un marco de triángulos de dientes de sierra. La roseta está realizada mediante ocho circunferencias concéntricas. Estas encuadran la figura del dios, ataviado con sus atributos y policromado en colores ocre, azul, verde y rojo vino. En los cuatro extremos del cuadrado aparecen dos cráteras con elementos vinculados a Baco y dos aves exóticas, identificadas como un Calamón y una Cotorra alejandrina.

BIBLIOGRAFÍA

María Luisa Millán Salgado, Mercedes Cristina Gómez Bueno. El mosaico de la villa romana de Puente Melchor. Estudio historico-artístico y tratamiento de conservación.

TÉCNICA DE REALIZACIÓN DE LOS MOSAICOS

La realización de mosaicos es una técnica conocida desde la Antigüedad, pero que apenas presenta evolución a lo largo de la Historia.

A continuación procederemos a explicar esta antigua técnica decorativa.

Un mosaico consiste en una decoración, bien destinado a pavimentar un suelo o a decorar un muro, realizada mediante inserciones de teselas de distintos materiales pétreos adheridos con mortero, que permiten mediante la combinación de colores conformar motivos figurativos. Se puede concebir, salvando las enormes diferencias, como los “píxeles del pasado´´.

La técnica es realizada por los teselarios y los musivarios. Los teselarios se encargan de realizar las teselas, y el musivario, de conformar el mosaico. En ocasiones ambas tareas se pueden reunir en una única persona.

En un primer momento, el teselario se encarga de realizar las teselas a partir de bloques de distintas piedras, como mármoles, calizas o pastas vítreas, que complementaban la escasa gama de colores que proporcionaba la piedra. Las herramientas utilizadas para ello son la tajadera y la martellina, una cuchilla y un martillo especiales.

A continuación, el musivario realiza un mortero a base de polvo de mármol y cal. Esta cal ha debido estar entre dos y tres años en agua, ya que cuanto más antigua sea la cal mejores resultados permitirá. El mortero deberá ser de fraguado lento para permitir que el operario trabaje sin prisa.

Este mortero se aplica con un grosor de entre 1,5 y 2 centímetros de grosor, a fin de que seque rápido. Tras esto se coloca el papel sobre el mortero, de tal manera que la tinta traspase y quede el dibujo impreso, permitiendo al musivario seguir un patrón.

Las teselas son colocadas de tal manera que permiten la definición del dibujo, pero a la vez el movimiento de la escena.

Una vez finalizada la inserción de las piezas, se procede a nivelarlas de tal modo que no queden piezas salientes. Por último, se procede a su barnizado. En época romana se usaba para ello una cera virgen conocida como cera púnica, por adquirirse en Cartago.

Es de este modo que la gran mayoría de las construcciones de época romana que nos han llegado presentan decoraciones musivarias. De mejor o peor calidad, eran  un símbolo de distinción, una manera de decorar las viviendas y demostrar el poder adquisitivo de su propietario.

Esperamos que os sea útil esta información. Muy pronto os ofreceremos las mejores muestras de mosaicos romanos conservados en la Península Ibérica.